martes, 15 de mayo de 2012

CONOCE LAS MASCARILLAS NATURALES PARA EL ROSTRO..EFICACIA NATURAL DE VERDAD.

Antimanchas - 12 (Inmagine)
MASCARILLA DE REGALIZ PURO

El regaliz puro es perfecto para utilizar como mascarilla porque limpia, blanquea y refresca el rostro. Compra regaliz puro en una herboristería y prepara una pasta con él. Al entrar en contacto con la piel, el regaliz produce un ácido natural con efecto antiinflamatorio y antimanchas que dejará tu cutis limpio y saludable.

Más elasticidad - 10 (Inmagine)
MASCARILLA PURIFICANTE 
Utiliza una mascarilla purificante para devolver a tu piel un color natural y aportar elasticidad. Para prepararla, mezcla una cucharada pequeña de algas azules en polvo (espirulina) con agua o gel neutro hasta obtener una cantidad suficiente para cubrir el rostro y el cuello. Aplícala masajeando durante tres minutos, y después déjala reposar otros 10 antes de retirarla con agua fría. Conseguirás un efecto purificante, mineralizante y rejuvenecedor perfecto para pieles cansadas y con arrugas.
Nutritiva - 9 (Inmagine)
MASCARILLA NUTRITIVA CON PEPINOS
Puedes preparar una mascarilla nutritiva perfecta para todo tipo de pieles batiendo una yema de huevo (rica en vitaminas A, B, D y E) y mezclándola con una cucharada sopera de aceite de oliva o de almendras, y otra de germen de trigo. Aplícala sobre el rostro y déjala actuar durante 10 minutos para que tu piel absorba las vitaminas. Verás cómo el trigo actúa contra las arrugas y el aceite deja tu cutis relajado y suave.
Antiestrés - 11 (Inmagine)
MASCARILLA ANTIESTRESS CON PATATAS

Si quieres devolver a tu cutis cansado su buen aspecto y "borrar" las arrugas y signos de estrés, prepara una mascarilla de patata. Cuece una patata mediana pelada y hazla puré, y a continuación ralla otra patata cruda y mézclala con el puré. Extiende la mezcla por rostro, cuello y escote, y déjala actuar durante 20 minutos antes de retirarla con agua tibia. 

Luminosidad - 13 (Inmagine)

 Prepara una mascarilla suavizante para pulir y dar luminosidad a la piel del rostro y del resto del cuerpo. Mezcla una cucharada de azúcar con ocho gotas de zumo de limón y media cucharada de aceite de oliva. Aplícala sobre las zonas deseadas dando un pequeño masaje ascendente con las yemas de los dedos, y tras dejarla actuar cinco minutos retírala con una toalla suave humedecida con agua tibia.

Translate

Entradas populares